____ ____ ____ ____ ____ Oliver Laufer: Día Internacional de la Mujer

Tuesday, March 08, 2005

Día Internacional de la Mujer

Si hay algo en la vida que me gusta mucho, son las mujeres, sobre todo una en especial. El mundo femenino es uno de los más complejos del Universo, no miento. Pero, al fin y al cabo, asombroso, y obviamente se merecen su día, se merecen los 365 del año.
Los movimientos políticos obreros –a pesar de que, por suerte, son pocas las mujeres obreras- se han hecho mérito propio del Día Internacional de la Mujer, ya que proviene de una reacción reivindicativa por parte de las trabajadoras del siglo XIX. Víctimas, según las masas, de la explotación capitalista. Obviamente la premisa en sí se trata de una falacia nefasta, como era de esperar, falacia que iré desarmando en el presente artículo.

Todo comenzó con una huelga de operarias que precisamente se dio el 8 de marzo de 1857 en Nueva York. Pedían una mejora de sus condiciones de trabajo ya que recibían un sueldo pésimo y trabajaban muchas más horas de lo acordado. La huelga, que era pacífica, fue sofocada por la policía de forma violenta. Eso se repitió en el mes de marzo de 1859 nuevamente. Recordemos que para esa época muy pocas de las residentes de Manhattan eran nativas americanas, por lo que fueron las inmigrantes europeas, en su mayoría irlandesas, inglesas e italianas, que buscaban en Norteamérica un mejor modo de vida, quienes se pusieron manos a la obra. Esto se trasladó obviamente a la propaganda ideológica, haciéndolo constar como una consecuencia directa de la explotación capitalista, irónicamente esa reacción fue europea, a pesar de que ocurrió en Nueva York. El sistema de libre mercado es un sistema de cooperación entre todos los que intervienen en él, para que todos, no por igual ya que el beneficio individual no antepone ningún criterio de igualdad, pero sí de manera justa, mucho más justa que la de cualquier sistema socialista, pudieran beneficiarse del libre mercado. El atentar contra el derecho de un trabajador o trabajadora es un atentado directo contra las libertades individuales, y el liberalismo económico se basa en estas libertades. Adam Smith fue un profundo moralista y un gran filósofo ético. Él nunca creo una doctrina –para empezar porque el liberalismo no es doctrinario- que propiciara la violación de ninguna libertad. Porque la democracia liberal pretende, precisamente, llevar las libertades a su máximo auge. La explotación de personas supera dichas libertades porque supera al individuo, y el individuo es la minoría última de nuestra especie. Por lo que la explotación de las trabajadoras neoyorquinas en los dos últimos siglos, no ha sido, bajo ningún criterio, capitalista, ni mucho menos liberal.
El 25 de marzo de 1911 hubo un terrible incendio en una fábrica textil neoyorquina. Los dueños de la fábrica habían encerrado a sus trabajadoras dentro del local, provocando que en el momento de producirse el fuego, las trabajadoras murieran calcinadas o asfixiadas dentro de la fábrica ante la imposibilidad de escapar. Algunas decidieron lanzarse al vacío, y la ciudad de Nueva York era testigo impotente de lo que ocurría: cada vez que una caía al suelo, un ruido estremecedor seguido de un silencio sepulcral invadían las avenidas de la gran manzana. Lamentablemente la terrible escena se repitió 90 años después, un 11 de septiembre que no podremos borrar jamás de nuestra retina. Murieron cientos de trabajadoras esa mañana de 1911. Ese mismo año se intentó crear un día de la mujer, gracias a la iniciativa de algunos países europeos. Pero no fue hasta 1977 que se aprobó oficialmente el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, en una resolución de las Naciones Unidas. Desde entonces la incorporación de la mujer al mundo laboral en la sociedad occidental ha sido abrumadora, aunque aún la batalla por la igualdad de género se debe seguir librando contra las mentes discriminatorias y los prejuicios conservadores de muchas instituciones e individuos. Son generaciones que irán desapareciendo con el paso del tiempo.
En España la realidad es la misma. Aquí la incorporación de la mujer al mundo laboral ha tenido un auge notorio en nuestra sociedad. Tenemos una historia en el tema relativamente tragicómica. Recordemos que durante la segunda república española los partidos socialista y comunista, y demás partidos del ala izquierda, se mostraron contrarios al voto femenino. Las razones fueron aún más irónicas: se pensaba que el voto femenino sería mayoritariamente un voto conservador, por lo que debía negárseles el derecho al voto democrático para salvaguardar la revolución. Los partidos conservadores, encabezados por la CEDA, estaban, por el contrario, a favor de la integración de la mujer en la vida democrática del país. Los liberales por su parte, destacando al Grupo al Servicio de la República, además de estar a favor de dicha iniciativa mucho antes que todos los demás partidos, la promovieron dentro del núcleo intelectual de la época. Estaba claro que la integración de la mujer a la vida política era lo más justo.

Han sido demasiadas las mujeres que han hecho mucho por la Humanidad, aunque esto se ignore. Margaret Thatcher, entre tantas otras, ha sido una de ellas. Su iniciativa de no apaciguamiento y de no plantar miedo a la amenaza socialista que se expandía hacia Occidente contribuyó notoriamente a la caída del imperio comunista. Asimismo, los beneficios de la era Thatcher a Gran Bretaña gracias a la liberalización económica llevada a cabo por su gabinete fueron abrumadores. Además, demostró que la mentalidad occidental era tolerante, madura y objetiva, al aceptarla, es decir, al elegirla como líder política de de una de las principales potencias del planeta.
Ayn Rand, tuvo que escapar de la dictadura comunista soviética y se trasladó a Estados Unidos, donde creó un movimiento filosófico llamado Objetivismo, que promovía la defensa del individuo y la libertad como fin principal de nuestro comportamiento moral y social. En EE.UU. es considerada como una de las grandes pensadoras del siglo XX. En España no deberíamos olvidar, a pesar de todo, a María Zambrano, alumna de José Ortega y Gasset, y gran pesadora del siglo XX español. Tampoco a un sinfín de escritoras e intelectuales que tuvieron que vivir bajo la sombra del anonimato, como lo fue Rosalía de Castro por un pequeño tiempo y Cecilia Böhl de Faber, cuyo padre, embajador alemán en Cádiz tras la constitución liberal 1812, introdujo en España mucho sobre el pensamiento liberal de la época.

Es lamentable, muy lamentable, que en algunos lugares del mundo aún se violen de manera inhumana los derechos y libertades de la mujer. En Irán las mujeres son condenadas a muerte por promiscuidad o adulterio, y la técnica de la horca o la lapidación son terribles, causan una muerte tremendamente dolorosa y muy lenta. En Afganistán, como dije en mi anterior artículo, las mujeres, antes de que EE.UU. liberara el país, vivían bajo la terrible anteposición del fanatismo islámico: eran violadas, se le privaban de todos sus derechos y cualquier mínima falta conducía a su fusilamiento en campos deportivos con un afluente público masculino. Es irónico que las defensoras de feminismo exaltado europeo, se mostraran contrarias a la liberación del país del terrible régimen Talibán.

La mutilación genital ha sido otro de los terribles padecimientos de la mujer en los países islamistas y en algunos países de África. 130 millones de mujeres han sufrido la mutilación genital en los últimos años y muchas más la seguirán padeciendo.
La igualdad de género va mucho más allá de la precariedad laboral, lamentablemente. Pero con el anhelo, la colaboración de todos y la imposición de la libertad en el mundo, pronto, tal vez, podremos vivir en sociedades en las que no se discriminará a nadie por su género. Lo que menos podemos esperar es que se acaben los regímenes que violan los derechos de la mujer dando nuestro apoyo indirecto a éstos, atentando indirectamente contra ellas. Por suerte hoy millones de mujeres viven en libertad. No todas.

5 Comments:

Blogger cucucais said...

"Los partidos conservadores, encabezados por la CEDA, estaban, por el contrario, a favor de la integración de la mujer en la vida democrática del país. Los liberales por su parte, destacando al Grupo al Servicio de la República, además de estar a favor de dicha iniciativa mucho antes que todos los demás partidos, la promovieron dentro del núcleo intelectual de la época. Estaba claro que la integración de la mujer a la vida política era lo más justo."
Por curiosidad, ¿ de dónde has sacado eso? Yo tengo entendido(no sé si buenamente o malamente) que la izquierda y la derecha estaba en contra del voto femenino.
Respecto a la Tatcher: Hizo muy bien en la liberación de la economía, pero tiene muchas críticas(no sé si manipuladas o no) sobre la libertad de expresión...

12:14 AM  
Blogger Oliver said...

Cucucais,

La información que copiaste no recuerdo de donde la saqué, la sabía de hace tiempo. Mira, tengo unos links que tal vez te interesen de todos modos: http://www.uned.es/biblioteca/mujeres/70_anos.htm aquí explican bien todo con respecto a lo que comenté de la postura de la "izquierda" y la "derecha" en el tema del voto femenino. Lo del GSR lo habré leído en algún otro lugar, la Revista de Occidente tal vez, pero te aseguro que es cierto. Lamentablemente no recuerdo donde aprendo algunas cosas.
En cuanto a Thatcher, obviamente siempre habrán contrarios y ultra-contrarios a su gobierno. Pero probablemente la crítica a su censura sea al estilo Aznar y Bush, que de objetiva en ocaciones tiene poco, en Desde la caverna neoliberal http://www.lapaginadefinitiva.com/weblog/pablo/archives/2004_05.html puedes encontrar algo. De todos modos hay algunos artículos sobre su persona en liberalismo.org.
Siento no poder informarte nada mejor, tal vez en mi libro de texto de Historia de España aparezca, no lo sé.

Un saludo, y cualquier cosa no dudes en mandarme un e-mail.

12:43 AM  
Anonymous Patricia Avila said...

Bueno, tu informacion es erronea. Los partidos conservadores incluyendo las agrupaciones politicas como la Falange, consideraban el papel de la mujer solo dentro de su casa. "Hay que sufrir a los hijos", "La sumision es su mision", entre otras frases mas, eran caracteristicas del discurso conservador de la derecha en tiempos de la Republica. Desconozco en cierta medida el trato de los Republicanos para con la mujer, pero estoy consciente de que para grupos como la CNT-FAI (que si bien eran comunistas libertarios, apoyaron a la Republica durante la guerra civil), la mujer tenia un papel mucho mas importante, tanto en la busqueda de la libertad (sin hacer juicio de valor a su concepcion de la misma), como en la participacion politica.

Garcia Lorca (quien fue un republicano), entendio muy bien a la mujer de su tiempo e ilustro de manera magistral lo que esta vivia, su papel como guardiana de la moral, del hogar y los hijos, pero a la vez como rea de estos. Te recomiendo leer Yerma...

Por otra parte, es importante recordar siempre, cada vez que se pueda, que el gobierno Taliban que oprimio a las mujeres tan terriblemente, fue subsidiado por los EEUU durante años y que la "liberacion" de su pais, jamas tuvo que ver con la opresion que vivia su pueblo y mucho menos sus mujeres, simplemente fue una muy afortunada consecuencia secundaria de la venganza por el 11/S, pero comparto tu sentimiento hacia el trato que se le da a la mujer en los paises islamicos.

Espero que entiendas lo que voy a decir a continuacion, pero me parece bastante importante por el discurso entre-lineas que se puede leer en tu articulo.

Las mujeres que nombras alli como ejemplos de la mujer luchadora, no son mas que ejemplos de mujeres en posiciones de poder que han seguido los esquemas patriarcales del mismo: Margaret Tatcher, Ayn Rand, Golda Meier, Condolessa Rise, Queen Elizabeth, Maria Estuardo, entre otras mujeres, siempre son tomadas como ejemplo de la fuerza femenina, cuando no son mas que traspolaciones de la fuerza masculina en individualidades mujeriles.

Deberias entender la lucha de la mujer desde su propia identidad femenina, dentro de su propia discursividad, dentro de sus propias estructuras de lucha. Sociedades matriarcales, poetas, luchadoras por los derechos de la mujer, escritoras, son muchos de los ejemplos que pudiste haber tomado en cuenta, sin embargo cometiste el pecadillo de solo nombrar a mujeres que se ajustan a esos esquemas masculinos/patriarcales o que hacen apologias de los mismos.

Yo no soy comunista ni feminista porque me parece que ambos tratan de construir, de cierta manera, una imagen que le roba la feminidad a la mujer para ajustarla simplemente a lo que sus ideologias exigen, pero tampoco me como el cuento que tu estas echando, y lo digo sin animos de ofender.

Despues de todo esta muy bien redactado...

Atte: Patricia Avila.
Puedes escribirme tambien a mi correo electronico.

8:31 AM  
Anonymous Patricia Avila said...

Lo olvide colocar.

Mi correo es: proserpina1984@hotmail.com

8:34 AM  
Blogger Oliver said...

Hola Patricia

Tras leer los comentarios comencé a revolverme en la duda. Así que decidí comprobarlo por mi cuenta nuevamente. Hoy consulté a mi profesor de Historia de España y me confirmó que mi afirmación no es errónea. La izquierda, durante la II República fue la principal opositora del derecho al voto femenino. Lo voy a aclarar mejor en otro Artículo en unos minutos. Antes de eso, mi reseña a Thatcher, Rand, etc, se limita a que sólo nombro mujeres liberales, puesto que esta es una bitácora cuyo principal fin es promover el liberalismo.

Te constesto mejor en mi siguiente artículo.

Un saludo cordial y gracias por leer.

Oliver

2:04 PM  

Post a Comment

<< Home