____ ____ ____ ____ ____ Oliver Laufer: Los liberales olvidados.

Wednesday, December 15, 2004

Los liberales olvidados.

Algo que realmente me fascina es el liberalismo español del siglo XX hasta 1936, porque sus sacudidas fueron mínimas, defendidas con asombrosa objetividad por unos pocos intelectuales valedores de una pequeña nada, que poco más de un siglo antes había tomado riendas sueltas en una España sin complejos de causa ni de forma.

La II República actualmente está ligada a cualquier cosa menos al liberalismo, y fueron pocos, pero importantes, quienes a lo largo de la cuarta década del efímero siglo pasado defendieron nuestra doctrina con verdadero afán de razón.

La España de los años treinta se convirtió en una jaula de leones para los liberales y en una bomba de relojería para la democracia. Y las razones, creo yo que fueron claras. Los españoles se enfrentaron en sus polos más lejanos, y nada más que eso existía, nada más brillaba.

Los extremos se tocan, solían decirme explicando las causas de la contienda. Pero mientras tanto seguían, muy por debajo, pero seguían ahí, los liberales olvidados. He aquí tres de ellos, los creadores de la Agrupación al Servicio de la República, mis favoritos.

Gregorio Marañón.
Además de médico, historiador y otras virtudes, don Gregorio fue liberal. Yo tenía meses buscando sus Ensayos liberales, finalmente en una librería madrileña encontré una edición de hace medio siglo, de la que sólo salieron 130 ejemplares.

Para quienes no lo conocen, leerle es verdaderamente grato. Da una explicación médica al fenómeno en masa y atribuye la culpa de lo que hoy llamaríamos pensamiento único al gesto humano, del que ya hablé una vez. Estuvo en prisión por mostrarse en contra de Primo de Rivera y se tuvo que exiliar a Francia durante la guerra civil, huyendo de dos bandos que no guardaban mucha diferencia entre ellos. Admitió públicamente que se arrepentía de haber servido a esa República tan legitimada por tantos y haber colaborado con una ideología que no era la suya. De hecho, se dice que escapó sobre todo por los comunistas y no por otros, que también le seguían.

Fue, sin duda alguna, una figura preeminente en la historia cultural española, y sus logros científicos han contribuido en mucho a lo largo y ancho del globo. Con esto no he dicho nada sobre tan asombroso personaje al que tanto admiro.

José Ortega y Gasset.
Uno de los filósofos más importantes de nuestra historia es Ortega. Fundó la Liga de Educación Política Española. Marcó una gran oposición a la dictadura de Primo de Rivera y fue diputado de la República en las cortes de León.

Defendió un racionalismo imparable y fue precursor del Objetivismo, por lo que los actuales discípulos de Ayn Rand muy seguidamente le rinden algún pequeño tributo. Escribió entre otras cuantiosas cosas, La rebelión de las masas, que explica mucho de la política que hoy predomina en España.

Al iniciarse la guerra civil se exilió en Paris, luego vivió en Argentina y volvió a España donde murió rodeado de todos los suyos, dejándonos entre manos un gran legado erudito de un eficaz pensamiento filosófico.

Ramón Pérez de Ayala.
Fue excelente escritor y poeta, y por supuesto, un gran liberal. Y ser liberal dentro de su generación necesitaba grandes dosis de mérito. Escribió para El liberal, vivió en Inglaterra y conoció un gran número de países europeos. Fue director del Prado. Y gano el premio Nacional de Literatura de 1927. Al igual que Ortega fue diputado en las cortes republicanas.

Al iniciarse la guerra civil dió entender su apoyo al bando nacional, lo cual me recuerda a Garbo, un espía del que hablaré en otra ocasión y a Unamuno, a quien ya todos conocemos. Envía a sus hijos a participar en la contienda como voluntarios. Se exilia en París y Argentina, y regresa a España donde muere en 1962.

Estos tres hombres estuvieron al servicio de España en una era de gran esplendor artístico e intelectual y sirvieron a una doctrina casi extinta ante la supremacía de lo banal, que dejaba detrás la coherencia y el verdadero vitalismo humano, y sumía a España en una guerra y en una dictadura que a muchos pareció eterna. Pero eso no fue razón para que dejasen de ser liberales, que como hoy algunos, lucharon a oscuras.

4 Comments:

Blogger Alavés said...

Magnífica anotación Oliver. A veces nos olvidamos de lo de casa sin darnos cuenta. Estos tres genios, de los que he tenido oportunidad de leer sobre todo a Ortega y Gasset, vivieron y murieron defendiendo la libertad.

Por cierto, muchísimas gracias por añadirme a tu lista de bitácoras. Creo que eres el primero que lo hace.

Un saludo liberal :_)

5:11 PM  
Blogger José Carlos Rodríguez said...

Oliver, ¿Crees que se podría sumar Salvador de Madariaga? Yo entiendo que sí.


Un saludo y enhorabuena por esta anotación.

5:33 PM  
Blogger Oliver said...

Gracias a ambos.

José Carlos, es un honor cada vez que pasas por aquí. Pronto haré una lista más extensa de grandes liberales españoles.

Neocon, racias por por el comentario. No dudes que cuentas conmigo para lo que sea. En breves días te mando un mail con algo que tengo en mente, ya te contaré. Un saludo.

10:19 PM  
Blogger Oliver said...

Justamente ayer, o antes de ayer desde donde se vea, se cumplían 25 años de la muerte de Madariaga. Pero es mero azar, espero.

12:38 AM  

Post a Comment

<< Home