____ ____ ____ ____ ____ Oliver Laufer: Democracia como arma contra la democracia

Friday, October 07, 2005

Democracia como arma contra la democracia

Uno de los discursos más pronunciados por los antiliberales como propio ha sido el de la democracia y las mayorías, pero su uso es a conveniencia de unas mayorías exquisitamente seleccionadas por discrepar con lo políticamente incorrecto; las mayorías que les convienen. Esas mayorías democráticamente elegidas poseen lazos históricos fortísimos que las relacionan, en sus raíces ideológicas, en su historia y en su esencia, con los actuales movimientos políticos europeos que tienden al acomodamiento y el parasitismo. Y a consecuencia de esto, simple y llanamente ya no sólo existen los modestos elogios, tímidos, indirectos y lejanos, sino que ha nacido un neolateralismo entre los muy democráticos populismos borbónicos del hemisferio sur con los grandes Estados burocráticos del viejo continente. Ahora, además de los extremos, son las raíces quienes se acarician sutilmente. Es como el darwinismo o la genética. Dichas doctrinas parten de un mismo supuesto epistemológico sobre las relaciones sociológicas, y a partir de esa concepción de la realidad, se adecuarán a sus determinadas circunstancias: el marxismo se convierte en estatismo moderado, pueden después aplicarse las ideas keynesianas y dar aparentes resultados en determinados momentos, y finalmente ese marxismo reaccionario se convierte en una blanda socialdemocracia, aunque con poder suficiente para crear todo un déficit económico e intelectual con la pujanza asaz de convertir a las sociedades de nuestra era en núcleos acomodados al servicio del Estado. Y la independencia de la persona para llevar a cabo su gestión vital se ve cada vez más reducida a lo estrictamente íntimo. Ese es el pequeño paso que hay entre el socialismo científico y el elefantismo estatal de hoy.
En la primera mitad del siglo XX, el socialismo nacionalista alemán y el fascismo italiano partían de los mismos supuestos que las otras doctrinas totalitarias antes nombradas, pero aún así, estas dos doctrinas llegaron a convertirse en enemigas ideológicas sin precedentes de sus equivalentes soviéticas. Ningún sistema totalitario dio resultado, y su desmoronamiento fue autoinducido. Los totalitarismos perecieron, precisamente, porque quedaron muy por detrás de su tiempo, pero volvían a caer en el mismo error cuando nuevamente Europa se fundía en el semitotalitarismo de hoy.
Lo verdaderamente grave es que la gente se ha acostumbrado a la parcial donación de capacidades y capital. Incluso en la sociedad de hoy se llega a sentir pánico cuando se habla de autonomía vital. Pero antes que nada debemos descubrir qué es exactamente la democracia:
La democracia es la doctrina constitucional que defiende la intervención de la sociedad en el gobierno. Eso quiere decir que es el pueblo en su totalidad quien elige a los miembros que deben conformar un gobierno en el caso de que sea una democracia representativa; o es el pueblo el que participa directamente en los asuntos del gobierno si se trata de una democracia directa. Ahora bien, sobre el sustento de la democracia hay tres conceptos base fundamentales: la soberanía popular, la libertad individual, la libertad jurídica y la igualdad jurídica. Y todos estos conceptos se pueden resumir en una simple palabra: Autonomía.
La autonomía no es utópica ni partió de una hipótesis, la autonomía es el sustento de la democracia porque, como seres humanos, hemos evolucionado hasta el punto de poder tomar nuestras propias decisiones. Somos seres sociables, observadores y muy inteligentes. Y por eso ha nacido en nosotros nuestra autonomía vital. Y lo que es más sorprendente aún: nunca pensamos igual. Nuestras capacidades nos han hecho lograr que de nuestras realidades subjetivas podamos armar un mundo sumamente objetivo. De nuestra diversidad podemos crear un equilibro.
Igualdad jurídica significa que debemos ser iguales tan sólo en dos supuestos básicos. La igualdad de oportunidades y la igualdad de derechos. En nada más somos iguales. Cuando no se respeta la igualdad de oportunidades, no sólo se está favoreciendo a un sector sino que paralelamente se está incapacitando a otro para que pueda realizarse sociológicamente y desenvolverse económica, cultural y socialmente en el mundo. No debe ser Por Igual, sino Desde Igual hasta donde deseemos. No hay límites.

Luego, los movimientos que no creían que la democracia fuera la salida, tuvieron que irse desplazando obligatoriamente hacia ella, transformándola sobremanera en una pseudo-democracia. En la democracia defectiva, incompleta, que nos limita exesivamente.
Por ejemplo, lo que piense la mayoría no es siempre lo correcto. El acto democrático deja de ser democrático cuando se atenta contra los sustentos de la democracia.

Entonces, el socialismo nazi por muy democráticamente que hubiera llegado al poder no fue un movimiento democrático. Es difícil que una democracia popular continué siendo democracia cuando las libertades de quienes en teoría la componen se ven limitadas. Por lo que un régimen que limita las libertades, como los es un régimen socialista, nunca podrá ser democrático porque siempre estará restringiendo la autonomía y por tanto, la esencia democrática.
Otro ejemplo claro de democracia como arma contra la democracia es Venezuela. Por muy democrática que fuera la elección de Hugo Chávez, la sola expropiación de las posesiones privadas, la intromisión del Estado en la educación convirtiéndola en un instrumento ideológico, la autarquía y la censura de prensa, expresión, conocimientos y circulación, ya rompen por completo con la idea básica de democracia.
Aunque la elección profundamente democrática de Hitler fuera la mayoritaria en Alemania, no quiere decir que fuera democrática la erradicación de los judíos o los enfermos mentales alemanes, ni mucho menos era democrática la invasión injustificada de Europa, ni muchísimo menos, siguiendo el mismo patrón, el exterminio de una etnia. Pero Hitler llego al poder gracias a la democracia.
Podríamos votar todos los europeos para que un tercio de nuestro sueldo sea destino al Estado, o que las personas con un número determinado de propiedades se vean obligadas a ser expropiadas, o para financiar un medio de comunicación con el que discrepamos muchos, o simplemente podríamos votar para justificar el terrorismo o crear nuevos países, y sería esto tan democrático como lo fue el pueblo alemán en 1934 y el pueblo venezolano en 1998.

2 Comments:

Blogger Oliver said...

http://deje-hacer.blogspot.com/2005/05/la-europa-socialdemcrata-y-el.html#comments

7:32 PM  
Blogger Julio said...

Hola de nuevo Oliver, me gusto mucho este artículo, pero difiero en lo siguiente. Tu dices:

"La democracia es la doctrina constitucional que defiende la intervención de la sociedad en el gobierno. Eso quiere decir que es el pueblo en su totalidad quien elige a los miembros que deben conformar un gobierno en el caso de que sea una democracia representativa; o es el pueblo el que participa directamente en los asuntos del gobierno si se trata de una democracia directa. "

La Democracia a diferencia de lo que nos han querido hacer creer desde hace muchos años, no es el derecho a elegir mediante el voto, la democracia es el derecho a ser electos todos por igual para ocupar cargos, y que aún cuando parecen ser lo mismo no lo son; lo primero se corresponde on la dictadura de las mayorías mientras que lo segundo es un derecho individual y que esta muy ligado a las libertades polìticas de cada individuo

5:39 AM  

Post a Comment

<< Home