____ ____ ____ ____ ____ Oliver Laufer: El pensamiento bolivariano, realidad y demagogia

Thursday, October 27, 2005

El pensamiento bolivariano, realidad y demagogia

Hace unos días recibía una pregunta interesantísima de un estudiante universitario Venezolano. Me preguntaba por qué la Cátedra Bolivariana afirma que no hay pensamiento bolivariano sino ideario bolivariano. Yo le contestaba que el pensamiento podía ser parte del ideario y ese ideario podía englobar un todo; mientras que él sostenía la atrevida hipótesis de que el planteamiento estaba mal formulado. Algo que me daría leño para investigar y por lo que encontraría la postura oficial de la Cátedra Bolivariana. Paralelamente, Julio Pieraldi, delegado nacional del Movimiento Demócrata Liberal de Venezuela, me comentaba que el pensamiento de Bolívar es muy propio del chavismo y su ideal de libertad se asemeja al de los jacobinos. Esto segundo sumamente cierto. El político abogado y escritor Bernardo Celis Parra afirmaba en su libro “Ideología Bolívar y los demás” que la doctrina que políticamente defendía el Libertador fue el liberalismo social: una mezcla de Rosseau, Locke, Hume y Montesquieu. No tan atrás se quedaba la Cátedra Bolivariana, con el Profesor Jorge Mier Joffman, afirmando que Bolívar había recibido influencia del marxismo.

Esta última hipótesis, que para los defensores del pensamiento actualmente conocido como bolivariano, deja de ser hipótesis y se convierte en hecho objetivo, convirtiéndose en la propugnada por las universidades bolivarianas. La Cátedra Bolivariana afirma que «encontramos marcadas diferencias en las doctrinas revolucionarias de Simón Bolívar… En lo económico, Bolívar combina el socialismo representativo que desarrollaría Carlos Marx, con el capitalismo elitesco de Adam Smith, para evolucionar hacia el Socialismo Bolivariano de participación popular.»

Primeramente, Simón Bolívar no pudo recibir influencia de la doctrina marxista porque no la llegó a conocer. Bolívar murió en Colombia en 1830 y el Manifiesto Comunista de Karl Marx y Federico Engels se escribió durante el año 1848. Es decir, la primera edición del Manifiesto Comunista salió a la luz 18 años después de la muerte de Simón Bolívar. Asimismo, no pudo recibir ninguna influencia de Karl Marx anterior al Manifiesto Comunista ya que los primeros escritos de Marx datan de 1837, siete años después de la muerte de Bolívar.
La atribución estatista de Bolívar proviene de Francia. La influencia que Bolívar recibió de la Revolución Francesa fue enorme, y ese estatismo del que se influyó, provino de las ideas de Rousseau. El estatismo democrático que propugnaba Rousseau en su libro “El Contrato Social” habla de la anteposición de la libertad colectiva a la libertad individual. Por tanto, para mantener el bienestar social es necesario que el individuo se prive de su libertad individual, alimentando al Estado, para que éste, posteriormente, devuelva al individuo, ya completamente integrado en la sociedad, su libertad con limitaciones. Es el Estado el que toma las decisiones del colectivo de individuos. Por lo que se antepone la libertad colectiva, esto es, la dependencia del hombre del Estado, a la libertad individual, la capacidad que tiene el individuo para alcanzar sus fines por sí mismo.
Pero esta es una disciplina completamente redonda, y la doctrina de Bolívar se caracterizó por recibir también una fuerte influencia del liberalismo nacido de Adam Smith. Estando por aquel entonces de moda el empirismo de Hume –amigo de Rousseau- Locke, Montesquieu y otros también identificados con el liberalismo económico y social, y el utilitarismo como filosofía del comportamiento moral. Que, a diferencia del marxismo, sí influyó en el pensamiento del Libertador.
El adoctrinamiento bolivariano de hoy, quiere acercar a Bolívar con el marxismo para poder dar campo a una ideología que, antes que bolivariana, es más bien neo-castrista. Y transformar, como lo han hecho antes otros, la ideología del Libertador, moldeándola a imagen y semejanza de la de Hugo Chávez.
Lo importante, en este sentido, es saber cuál de estas doctrinas influyó en mayor o menor medida a Simón Bolívar, y por qué el chavismo pretende llevarse consigo al Libertador en su totalidad.
A este segundo planteamiento sólo se le puede dar una respuesta si se conoce la magnánima influencia que ejerce la figura de Bolívar sobre la sociedad venezolana y latinoamericana. Bolívar es Venezuela, sin más. Y para Venezuela Bolívar lo es todo. La educación bolivariana como se conoce objetivamente, el patriotismo venezolano en sí, es algo que desde siempre se le ha inculcado a la sociedad, algo que forma parte de la educación venezolana. De la esencia, ahora transformada, del país. Por lo que tener a Bolívar a favor de uno u otro, es tener una batalla ganada en el juego por el poder.
Es por eso que el catedrático señor Joffman no dudaba en colocar al marxismo como punto de partida de la doctrina bolivariana y como punto de partida, demagógicamente, del pensamiento de Bolívar.

Pero surge de nuevo la polémica con esa ideología que, bien defendida, Celis Parra dejaba en el aire. Ese “liberalismo social” que había defendido el Libertador. Parra decía que «Bolívar se presentaba como una mezcla del liberalismo inglés y de la Francia de Rousseau.»
Antes que nada debemos entender a qué ideología se acerca Celis Parra. En su libro se pueden extraer frases como «La Tercera Vía sin dejar ser neoliberal y capitalista en su esencia, nace para combatir el fundamentalismo del capitalismo brutal, poco social y drástico.» En pocas palabras, según Parra, la socialdemocracia no parte del socialismo sino que nace del liberalismo. Error: la Tercera Vía es el desplazamiento que hay del socialismo al liberalismo. Mírese la historia de los partidos que en primera instancia fueron socialistas y obsérvese su posterior evolución hacia esa Tercera Vía (el Partido Radical chileno, el Partido Laborista británico, el Partido Socialista Obrero Español y un sinfín de organizaciones que, por obligación, se adecuaron a nuestras circunstancias sociales).
Posteriormente afirma que «La globalización, el mercado, ya sea economía social, economía libre de mercado, representan una nueva forma de imperialismo.» Pero unos cuantos capítulos más adelante nos cita una frase del historiador John Lynch que afirma «que la independencia liberó a Venezuela del monopolio colonial y la abrió al comercio internacional.» Según Parra, «un acto profundamente revolucionario», «un proceso político muy avanzado» «y de gran profundidad ideológica.» Por lo que el liberalismo del que habla Parra refiriéndose a Bolívar no es, ni mucho menos, algo que defienda personalmente el escritor. Aunque el liberalismo social se alejó de su economía y fue sustituido por ese estatismo, fuertemente aplicado por Bolívar en muchísimas ocasiones.
Pero ¿Por qué, a pesar de la fuerte influencia liberal del Libertador, fueron más conocidas sus hazañas en el campo de la intervención estatal? El interesantísimo historiador venezolano Guillermo Morón lo resume en las siguientes palabras, profundamente ciertas:
«[Bolívar] no pudo imponer su liberalismo, el Estado venezolano nunca fue liberal, ni lo es en este momento porque vivimos entre la democracia y la dictadura desde 1830 hasta hoy. No es ese liberalismo del norte, ya se ha hecho común al resto de Europa, que la está convirtiendo en una nueva potencia para competir con Estados Unidos y China. Ese es el liberalismo que tuvo Simón Bolívar y que no se desarrolló en Venezuela.»
Es por eso que no debemos excluir la influencia fuertemente liberal que recibió Simón Bolívar a lo largo de su vida, y la fuerza que ésta ejerció en su pensamiento y sus acciones.
Pero quedaron en la historia sus logros cercanos al Contrato Social e infinitamente alejados de la Riqueza de las Naciones. Repartió tierras, por ejemplo, para profundizar “la libertad individual.” A costa de otra libertad, también individual, previa a la del reparto.
Es importante también, para entender el socialismo de Chávez, al cual vinculan al siglo XXI, pero se mantiene en 1917, la idea que tenía Marx de Bolívar.
Karl Marx escribió en 1858 un artículo aparentemente imparcial del Libertador titulado “Bolívar y Ponte” donde se realizaba una biografía muy abierta del héroe venezolano. Marx, en sus innumerables cartas a Engels escribió cosas como:
«En lo que toca al estilo prejuiciado, ciertamente me he salido algo del tono enciclopédico. Pero hubiera sido pasarse de la raya querer presentar como Napoleón I al canalla más cobarde, brutal y miserable. Bolívar es el verdadero Soulouque.» «El Napoleón de las Retiradas.» Bolívar mandó a fusilar a Manuel Carlos Piar «bajo las falsas imputaciones de haber conspirado contra los blancos, atentando contra la vida de Bolívar y aspirando al poder supremo.» Los venezolanos «permitieron a un personaje mediocre y grotesco representar el papel de héroe.»
La figura de Bolívar fue tan repudiada por Marx que, o se llevaba a cabo una fuerte campaña de contra-información típica de las Universidades Bolivarianas y las Cadenas Oficialistas, típica del régimen castrista, manipulando la verdad hasta dejarla sin fundamento alguno, o simplemente la razón de ser del chavismo bolivariano no iba a existir. Y eso es lo que pasa. El socialismo chavista no es bolivariano sino castrista, paleo-marxista y por su caracter nacionalista tiene muchísimas similitudes con el nacional-socialismo alemán. Por eso cuando la Cátedra Bolivariana habla de Socialismo Bolivariano afirmaba que «la Filosofía Bolivariana protege la iniciativa privada de carácter nacional, estimula el desarrollo endógeno y la industrialización del campo, en contra del neoliberalismo y la globalización, como factores imperialistas y colonizadores que distorsionan y entorpecen el desarrollo nacional.»
Y luego, al volver a la realidad, descubrimos que se expropian las tierras para su posterior repartición, anteponiendo la igualdad absoluta a la igualdad jurídica. Y que mientras la pobreza aumenta en Venezuela, alcanzando a mucho más de la mitad de la población, mientras el desempleo alcanza a todos los sectores sociales y las desigualdades se acentúan, aumenta la delincuencia, la autarquía, la censura, la limitación de la libertad de expresión, el hambre, la extorsión y corrupción y las torturas forman parte del día a día de los venezolanos, en otras partes del mundo una escalofriante mano invisible crea «un sistema de gobierno que produce la mayor suma de felicidad, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política.» Pero a costa de la terrible libertad de las personas.

8 Comments:

Blogger Oliver said...

Erróneamente se publicó dos veces en Red Liberal al intentar corregir el título de la anotación. Error mío. No debí corregir el título después de publicado porque basan este tipo de cosas.

7:02 PM  
Blogger Julio said...

Según yo lo puedo percibir, Bolívar tiene mucho que ver con el pasticho ideológico que promueve el chavismo y que es bastante diferente del comunismo Maoista de Fidel Castro, puesto que aún cuando tiene muchos elementos similar a este, también combina elementos propios de los socialismos utópicos previos al marxismo.

El "Libertador" fué producto de la extraña fusión ideológica del pensamiento liberal de sus días con las ideas de caracter socialista presentadas al mismo por Simón Rodriguez; esto haria que lo vislumbracemos como un socialdemócrata (particularmente pienso que la socialdemocracia es muy peligrosa, pues la misma constituye el primer paso hacia el comunismo, los sistemas de izquierda tienden a seguir la voz de los más radicales y a profundizar en la izquierda cuando no logran sus objetivos), ejemplos de esto podemos tomar el contraste existente entre las pocas veces que, en sus escritos, Bolívar defiende la libre empresa y el comercio y las repetitivas aluciones que hace al interes nacional de los gobiernos centralistas y reguladores además de su muy pronunciado interes en conservar los privilegios que tenian los blancos criollos con respecto al resto de la sociedad. Todo esto lo podemos sumar al ecologismo estilo greepeace de nuestro procer. La repartición de tierras efectuada por el libertador no fu un acto que buscaba estimular la producción privada ni mucho menos, fué un pago de prevendas políticas a sus tropas, lo que hoy en día llamariamos comprar votos.

Pero en el espiritu de Bolívar se podía ver algo más, en sus acciones podemos notar su caracter tiránico; solo basta con observar hechos como su proclamación como dictador; la orden de fusilamiento del General Piar, que tu reseñas en los escritos de Marx; sus incontables intentos de evitar las elcciones mediante las limitaciones constitucionales que solo permitirian el voto y la participación política a los criollos (constitución de Bolivia); y todo esto sin mencionar el terriblemente celebre e injustificado Decreto de Guerra a Muerte, donde se condenaba al patíbulo de forma expresa a personas inocentes, muy al estilo de un Che Guevara del siglo XIX.

No le quito a Bolívar sus méritos militares, pero como político no le atribuyo muchas luces y de liberal no le otorgo un apice

3:44 PM  
Blogger Oliver said...

Hola Julio,

Extraigo con tu permiso, tus reseñas para darte mi postura, aunque no serán más que una profundización mínima de lo que dices y alguna pequeña discrepancia.

“El "Libertador" fué producto de la extraña fusión ideológica del pensamiento liberal de sus días con las ideas de caracter socialista presentadas al mismo por Simón Rodriguez; esto haria que lo vislumbracemos como un socialdemócrata (particularmente pienso que la socialdemocracia es muy peligrosa, pues la misma constituye el primer paso hacia el comunismo, los sistemas de izquierda tienden a seguir la voz de los más radicales y a profundizar en la izquierda cuando no logran sus objetivos)”

Ideológicamente existió esa fusión que tú mismo señalas donde Bolívar recibió influencia del modelo británico y del modelo francés. Y aunque esa fusión la podríamos llamar hoy socialdemocracia, en el caso de Bolívar nos estaríamos refiriendo a una socialdemocracia más cerrada y más intervencionista. Lo que principalmente pretendo demostrar es que Bolívar no recibió ninguna influencia marxista, puesto que el marxismo es posterior, y sus acciones políticas que tendieron a la intervención fueron influencia del estatismo francés –en el Contrato Social- y no del marxista –Manifiesto-.

“La repartición de tierras efectuada por el libertador no fu un acto que buscaba estimular la producción privada ni mucho menos, fué un pago de prevendas políticas a sus tropas, lo que hoy en día llamariamos comprar votos.”

La repartición de tierras, refiriéndome a la expropiación de latifundios para su posterior reparto, nunca podría considerarse como un acto en defensa de las libertades individuales, sino más bien en contra de éstas: para repartir es necesario expropiar y se está anteponiendo privilegios de un sector a otro. No sólo eso, sino que se atentaría contra las mismas libertades individuales que se dicen defender.

“El chavismo que es bastante diferente del comunismo Maoista de Fidel Castro, puesto que aún cuando tiene muchos elementos similar a este, también combina elementos propios de los socialismos utópicos previos al marxismo.”

Eso es precisamente a lo que me refiero. Todos los socialismos se acarician, no lo pongo en duda, de hecho lo he defendido en otras oportunidades. Pero el socialismo bolivariano tiene una fortísima influencia marxista, lleva a cabo unas fortísimas acciones típicas de regímenes marxistas y las consecuencias, lamentablemente van a ser muy parecidas a las marxistas. Asimismo, muchas de las actitudes, como comenté, son bastante, paleo-marxistas, muy al estilo previo. Además, miremos muchas de las acciones y fundamentos nacional-socialistas y comparémoslos con las chavistas. Terroríficamente parecidas.

“No le quito a Bolívar sus méritos militares, pero como político no le atribuyo muchas luces y de liberal no le otorgo un apice.”

Yo sí le quito méritos militares. Sus fracasos militares fueron tan conocidos como sus triunfos. Aunque estos segundos son los que más se ha “difuminado” en el intento nacional del últimos siglo, no en vano y sumamente justificable, de glorificar la figura del Libertador.
Y de liberal le otorgo la influencia recibida a lo largo de su vida, que más bien aplicó indirectamente. Sus logros contra el imperialismo español y su fuerte carácter republicano, que a pesar de que puede venir del estatismo, tiene interdependencia con las libertades individuales.
Por último, muchas de sus acciones directas, como comentaba, en la batalla contra la tiranía, trajeron consecuencias positivas en el campo del mercado internacional y la apertura del comercio nacional.

PD. He intentado postear dos veces este mensaje, a ver si ahora se vé.

4:44 PM  
Blogger Julio said...

Es verdad, el socialismo de Bolívar es previo a la aparición de Karl Marx, de hecho, es muy propio del socialismo utópico y he allí su similitud con el socialismo de Chávez, este último esta reviviendo aquel sueño de los socialistas utópicos de regresar a la pequeña aldea, del desarrollo endógeno enemigo de la industrialización, de las ciudades estado, es un socialismo ecologista y antidesarrollista que busca obligar a los enclaves humanos a limitar su espacio de desarrollo, incluso está tratando de retomar valores cristianos que le son contrarios al ideal marxista, lo cual de ninguna manera se lo hace menos totalitario como todo socialismo lo es en menor o mayor grado. Es, a mi parecer, muy parecido al ideal de Bolívar, solo que aderezado con algunos de los preceptos de Marx, Lenin, Mao, El Che y Fidel

6:23 PM  
Blogger Roberto Iza Valdes said...

This comment has been removed by a blog administrator.

2:50 PM  
Blogger Roberto Iza Valdes said...

This comment has been removed by a blog administrator.

11:52 PM  
Blogger Roberto Iza Valdes said...

This comment has been removed by a blog administrator.

3:37 AM  
Blogger Iza Firewall said...

This comment has been removed by the author.

5:22 PM  

Post a Comment

<< Home