____ ____ ____ ____ ____ Oliver Laufer: Liberales ¿fascistas?

Tuesday, October 11, 2005

Liberales ¿fascistas?

“He dado órdenes de que los antiguos miembros
del Partido Comunista sean admitidos en el Partido''.

Adolf Hitler.

Escribo inspirado por un artículo de Emilio Alonso, donde ni la mayéutica ni la ironía fueron necesarias para llevar a cabo esa “gran mascarada” que profetizaba Revel. Donde la sola exposición de la verdad y la simple carencia de pruebas de nuestros enemigos ideológicos, deja al descubierto muchos de los dogmas y prejuicios de hoy. Los mismos dogmas y prejuicios que hacen que renazca en la sociedad un odio demagógico hacia la libertad.

El origen de los lados políticos viene, precisamente, de la distribución que hubo en la asamblea constituyente de Francia durante la monarquía parlamentaria de 1789 a 1792.
A la derecha se sentaron los monárquicos y conservadores (Mauri, Montesquiou), en el centro los constitucionalistas “británicos” (Lafayette, Sielles), a la izquierda los defensores de la revolución, y en la extrema izquierda los que en aquella época eran conocidos como “exaltados democráticos”. Posteriormente vino la Revolución, Napoleón, De Gaulle, Hussein, etcétera, etcétera. Pero esa primera distribución ideológica quedó plasmada en el tiempo, y la historia la pulverizaría a discreción. El odio que nació entre los totalitarismos alemán e italiano con su hermano soviético fue tal que, al menos en la teoría, cada uno se desplazó a su esquina hipotética de la asamblea. Y no hace falta adivinar quién se quedaría en el medio.

Defender lo indefendible sólo se puede hacer con la mentira, porque es la única forma que tiene la progresía –y la llamo progresía- para hacer creer al mundo que existen similitudes entre los dos polos más lejanos que hay. Dos polos que en este caso ni se rozan entre sí. Aunque las similitudes entre la progresía y los movimientos totalitarios son enormes, porque, como decía antes, sus raíces son las mismas. Acudir, como se hace, a la terminología peyorativa es la peor forma de caer en la demagogia.
Ser progresista significa estar a favor de las libertades y los derechos. Alguien que cree que las libertades deben ser reducidas y los Derechos Humanos pueden ser violados no se puede hacer llamar progresista. ¿Es entonces la progresía algo moral? Irónicamente muchos de los que defienden las libertades individuales morales son férreos enemigos de las libertades individuales económicas. Hitler, por ejemplo, estaba a favor de la eutanasia y el régimen de Fidel Castro llama al aborto –práctica habitual- regulación menstrual. ¿Significa que estos hombres y sus regímenes eran liberales o progresistas? En la Europa de Hitler los judíos debían ser exterminados, y en la Cuba de Castro, los homosexuales cumplen condena por atentar contra la religión, o por escándalo público. Y lo que caracteriza a ambos regímenes es la defensa unánime de la intervención estatal económica. Pero a pesar de ser tan iguales, los movimientos de extrema derecha siempre han relacionado al liberalismo con el comunismo, y los de extrema izquierda –y de izquierda moderada- al liberalismo con el fascismo. El liberalismo será fascista o comunista a conveniencia de los fascistas y comunistas.
Absolutamente toda la izquierda siente un grandísimo afecto por Salvador Allende, ignorando que fue uno de los mayores antisemitas de América Latina. Decía en su tesis universitaria, titulada “Higiene mental y delincuencia” que había que penalizar la transmisión de las enfermedades venéreas, esterilizar a homosexuales y retrasados mentales, etcétera. Allende dijo que se trataba de un trípode legislativo en defensa de la raza. Decía que “los hebreos se caracterizan por determinadas formas de delito: estafa, falsedad, calumnia y, sobre todo, la usura”. Asimismo, las Juventudes Comunistas de Chile defienden la libertad de los presos políticos de Mapuche, pero apoyan el encarcelamiento de presos políticos en Cuba y Venezuela. Se hacen llamar defensores de los Derechos Humanos, pero su principal referente fue uno de los mayores antisemitas de América. ¡Incluso se hacen llamar antifascistas!
Gran parte de la izquierda europea que está a favor del matrimonio homosexual, rinde grandísimo tributo a Salvador Allende y Fidel Castro. Incluso una miembro de Amnistía Internacional, militante del PSOE por cierto, fue agredida físicamente en la fiesta de las Juventudes Comunistas, en Madrid, por haberle preguntado al embajador cubano sobre los Derechos Humanos y la situación de AI en la isla. ¿Entonces a qué altura está el fascismo liberal, en comparación con el progresista?, me pregunto yo.
¿Por qué la izquierda progresista cae en el mismo juego de la izquierda extremista de acusar a los liberales de “fascistas”, cuando las similitudes entre el socialismo y el fascismo son majestuosas?
Se le llama neoliberalismo salvaje, ultracapitalismo, incluso ultraneoliberalismo, aunque todos significan Liberalismo, máximo defensor de las libertades y los derechos.
¿Por qué no se le llama a ellos ultraprogresistas o neocomunistas? Simplemente porque no hace falta acudir a los insultos, a la demagogia, y a las mentiras peyorativas para hablar de los simples comunistas y de los simples fascistas, que como su nombre indica, no son más que lo que son y no serán más de lo han sido.
No pueden defender su ideología y combatir la libertad si no es con los prefijos, los insultos ¡y el echarnos encima a todos sus muertos! Nos comparan con Hitler, y los defesores de Hitler nos comparan con Engels, y luego con Heidegger o con Nietzsche, O con Mussolini, editor del seminario “La lotta di classe” (La lucha de clases) quien en sus inicios fue militante del ala radical del Partido Socialista. O simple y lisamente con el que vean que apunta al lado contrario de su ideología.
A la gente le encanta crear vínculos, sobre todo en España, con Bush y su familia y el régimen nazi o el KKK. Mientras que el tío de Hussein, Jairallah, que lo ayudó a llegar al poder sí fue simpatizante del régimen nazi.
Los socialistas siempre tendrán encima el peso de su historia y sus cien millones de muertos, los fascistas tendrán también el peso de su historia, con sus sesenta millones de muertos. Mientras que los liberales fueron quienes acabaron con ambos regímenes. Porque un par de años antes de que cinco mil niños americanos se suicidaran en las playas de Normandía para salvar a Francia, Stalin y Hitler firmaban un tratado de paz. Derrotamos al socialismo y al fascismo, y somos llamados comunistas y fascistas a conveniencia. Somos la principal víctima de la guerra entre dos hermanos gemelos. Los extremos se tocan, y muchas veces mueren juntos. Pero esos extremos tienen en sus manos al arma más peligrosa de todas: la mentira. Y en ella se basa su balbuceo demagógico.

12 Comments:

Anonymous Anonymous said...

Sencillamente brillante, lucido, estoy aturdido de tanta elocuencia

4:11 PM  
Anonymous Anonymous said...

!Excelente!. No se puede decir mejor.
Un saludo.

4:29 PM  
Blogger Freelance said...

¡Bravo, bravo!

Decía Mark Twain aquello de "qué escritor tan listo, si piensa lo mismo que yo". Yo podría, en este caso, decir igual, con una salvedad: yo pienso lo mismo que se dice en este artículo, pero no creo que hubiera podido decirlo con tan lúcida y contundente claridad.

4:31 PM  
Anonymous Anonymous said...

Tu artículo está plagado de correlaciones de lo más pazguatas que haya nunca leído.
Nada sorprendente... Se repite mucho entre estudiantes de economía y ciencias políticas poco duchos en la más mínima y elemental lógica.
La misma idiotez es llamar fascista o nazi a un liberal simplemente por correlación con algún fascista o nazi que dijo ser liberal, como adjudicar al socialismo los muertos de la unión soviética o maoista cuando nada de socialista tuvieron ninguno de esos regímenes.
¿Mussolini fue de joven socialista? Pos vale, me legro mucho ... ¿y qué? Aznar fue falangista y Losantos comunista y fijate, ahora resulta que son liberales....
Correlación, correlación, vaya encefalograma plano...

7:42 PM  
Anonymous alex said...

Bravo Oliver! magnífico post

Y felicidades por el nuevo banner.. me encanta

9:29 PM  
Anonymous Anonymous said...

"...como adjudicar al socialismo los muertos de la unión soviética o maoista cuando nada de socialista tuvieron ninguno de esos regímenes..."
Este comentario es muy oportuno. Apoya, "a sensu contrario", tus tesis, Oliver.

12:41 PM  
Blogger Patricia Avila said...

Buen post Oliver. Salvo algunas imprecisiones está muy bien y muy coherente, creo que es uno de los mejores artículos que has escrito.

No obstante, sigo defendiendo mi tesis de que la derecha es más aquella que trata de mantener las élites y conservar el status cuo de ciertas clases, mientras la izquierda, en teoría, trata de eliminarlas. El problema de la libertad es otro y va mucho más allá de la cuestión izquierda o derecha (ahora bien, sí incumbe a los liberales, que, como bien dices, generalmente abogan por la libertad).

Cuando se trata de mantener el status cuo, establecer el "orden", y exacerbar el patriotismo por la fuerza, o cuando se trata de borrar las clases, hacer a todos iguales, y establecer un pensamiento único en la población, por la fuerza, las prácticas y los métodos resultan bastante parecidos, el discurso resulta idéntico, y los ideales se confundan, aunque el fondo de unos y otros sea bastante diferente. A ello nos referimos cuando hablamos de que los extremos se tocan.

Finalmente, como tú bien asomas, en los socialismos dictatoriales se crean nuevas clases burocráticas que someten al resto del pueblo, así como en las ultra-derechas todos aquellos bajo la clase dominante se hacen uniformes y las masas homogeneas (como lo busca el socialismo). Entonces una cumple los propósitos de la otra sin darse cuenta, por el hecho de llevar las mismas prácticas.

Todo ello es cierto, pero la relación "libertad - izquierda", es una falacia de la cual tanto los defensores como los detractores de ésta (la izquierda), utilizan. Los izquierdistas, para hacer de la primera una condición intrínseca de la segunda, y los detractores de la izquierda, para hacer de la primera un imposible de la segunda.

Todos los Estados patriarcales tratan a sus masas como si fueran sus querubines, por ello los discursos que usan son prácticamente los mismos, así como sus prácticas.

Henry Ford apoyó al régimen nazi en sus comienzos, y ello no lo hace más o menos liberal (en términos económicos). Recordemos que no existiría el capitalismo de no haber existido antes un protestantismo conservador y puritano (muy apegado a los campesinos por no decir más).

El conservadurismo democrático (ligado ahora al liberalismo económico) es sin duda derechista, sin embargo se fundamenta en la libertad del individuo sobre el deber ante el Estado o la filosofía de éste, así como el liberalismo político (por ejemplo los Verdes en Alemania), es de filosofía izquierdista, pero no apoya las economías "neo-liberales", sin embargo respeta la libertad del individuo y la propiedad privada, siempre y cuando le "rinda cuentas a la sociedad".

La violencia y la opresión no son intrínsecas ni en las derechas ni en las izquierdas, pero sí lo son en los extremos de éstas, donde se cuartan las libertades de todos los individuos (a excepción de quien ostente el poder, claro).

Entonces, estoy muy de acuerdo con tu planteamiento, pero desde un punto de vista menos comprometido con uno de los bandos.

Un saludo muy cordial: Paty.

P.S: Si has visitado mi blog y has visto que no hay nada, es porque no he tenido nada de tiempo para escribir, pero no te preocupes que lo haré...

8:19 AM  
Blogger Patricia Avila said...

JAJAJAJAJA por cierto que acabo de leer tu perfil, es muy gracioso.

Te cuento que el Mocho Hernandez era efectivamente del partido liberal, no obstante, los "liberales" eran los que estaban en contra de las prácticas "liberales" de los conservadores, el nombre les venía de que los conservadores eran los que querían mantener (conservar) el status de los latifundistas y viejos caudillos de la independencia (ahora empresarios y dueños de grandes pedazos de tierra), mientras los liberales eran quienes estaban encontra de los empresarios, latifundistas, etc., abogando así por los campesinos y los pobres... jajaja, que irónico, no?

Lo otro que me causó algo de gracia es que dices ser militante de Primero Justicia... realmente militas? o simplemente te pusiste en contacto con ellos cuando viniste a Caracas? son dos cosas muy diferentes. ;)

8:36 AM  
Blogger Oliver said...

Hola Patricia:

Estoy muy de acuerdo con la impresión que das de lo que entenderíamos por derecha e izquierda. Incluso creo que diseccionas muy bien las diferencias entre ambos movimientos. La izquierda efectivamente intenta acabar con las clases sociales y la derecha mantener a las élites. Pero creo, y he visto, que muchas veces el discurso de ambas en el asunto se mezcla en muchísimos aspectos. Incluso, en regímenes de izquierda que aún perviven, como el de Castro, muchas veces no todos tienen los mismos derechos dentro de la isla y otras muchas veces conceden más privilegios a un sector que a otro. Entonces ¿Cómo pueden defender la igualdad absoluta si nisiquiera defienden la jurídica? Lo mismo pasaría en Venezuela, aunque no deberíamos de concederle una ideología concreta por su llana historia, no sólo se han acentuado las desigualdades sino que ahora quienes más poder económico tienen es porque son amiguitos de Chávez y sus ecuaces. Incluso conozco yo gente que se ha puesto a trabajar en petróleo con los chavistas o en exportación de lo que sea y a las dos semanas ya era megamillonario.
Y lo mismo ha pasado con regímenes de derecha. El populismo fascista fue bastante de corte obrero y proletario aunque esto no se respetó tampoco, mientras que muchos capitalistas (Siemens, Krupp, Boseh, Thyssen) apoyaron a los nazis. Así que en la práctica muy pocas veces, pero algunas, fueron infieles a su ideología. Todos.
Y efectivamente nace esa correlación entre liberalismo económico y conservadurismo moral, muy al estilo del Partido Republicano y otros. Incluso, como tú bien sabrás mejor que yo, en EE.UU. los conocidos liberales no son los que se caracterizan por defender la libertad absoluta de mercadoyla reducción del peso estatal, mientras que los conocidos como conservadores eran económicamente, grandes liberales clásicos. Y esa correlación es muy internacional. De hecho, ha suscitado muchos prejuicios con respecto al tema, sobre todo aquí, donde ya por decir que estás a favor del la libertad de mercado piensan que eres moralmente cerrado.
Yo por ejemplo, me declaro ateo, estoy a favor del matrimonio homosexual y a favor de otras cuestiones que en Europa y en EE.UU. y en todo el mundo, la verdad, simplemente relacionan con el liberalismo moral, por decirlo de algún modo, y no con el liberalismo económico. Pero parto del supuesto de que somos dueños de nosotros mismos, y no estoy ahora para entrar en un discurso técnico porque me da flojera escribir.

En el fondo tú también tienes algo de liberal, económica y sobre todo moralmente.

Ahh, y sobre el Mocho. Yo me enteré hace muy poco que era de mi familia, aunque lo estudié cuando vivía allá en el colegio, como todos los niños. Resulta que siempre que le preguntaba a mi papá por el, decía que era "un coño e' madre" y que "ese no era abuelo mio". Pero luego mi abuela no paraba de decirme que yo me parecía muchísimo al mocho, cuestión que no me hizo ninguna gracia, porque el cuadro que tenían de él en su casa no era de mi agrado.
Pero efectivamente resultó ser mi tatarabuelo por mi rama venezolana criolla, que la tengo, y efectivamente de liberal su partido tenía sólo el nombre. Por eso mismo decía que mi ideología no es algo que venga de familia, aunque tal vez sí, nunca se sabe.

Y sí soy militante de Primero Justicia. No se trata, como sabrás, de un partido político estrictamente liberal, ni mucho menos, pero me muestro muy favorable a muchas de las reformas cívicas y morales que proponen. Por eso, en mi último viaje me uní como militante del partido. La cuestión es que después tuve una pelea con ellos porque me vacilaron con el tema del enlace internacional, y los odio un poco, sobre todo a sus secretarias. Pero no puedo apoyar a otro partido de la oposición y no me quiero convertir en un "NINI". No estoy de acuerdo con COPEI, e historicamente no son de lo mejor, ni tampoco AD, y no soy socialdemócrata, además. Hay otros partidos liberales pero tienen una mayor importancia y un muy muy muy menor empuje y por eso no milito en las filas de ninguno de los movimientos estrictamente liberales y libertarios de Venezuela (Resistencia Civil, Movimiento Demócrata Liberal). Además, se centran mucho en el liberalismo y no se preocupan por saber que la sociedad venezolana debe ser reeducada, conducida al sistema moral, civilizada y debe atarse más a la idea de competencia y servir más al ámbito cultural antes que reducir los impuestos que nadie paga. Digo yo.

Un beso,
¡Espero que actualices ya tu blog porque me voy a desesperar!
Oliver

1:26 PM  
Blogger Patricia Avila said...

Hola Oliver.

Claro que tengo mucho de liberal económica y moralmente, pero bastante crítica. Creo mucho en lo que yo misma llamo "subjetivismo", pero lo explicaré mejor en mi blog, el que SÍ ACTUALIZARÉ LO PROMETO!!!! JAJAJAJA.

Un abrazo.

8:26 PM  
Anonymous Lorenzo Albano said...

Para mi la politica es un circulo.

En un punto de el Centro, en el otro y opuesto el totalitarismo. En cuanto a la filosofia "base" que guia, tal vez no. Pero en cuanto a los metodos y la consideracion por el individuo, definitivamente si.

Los metodos del fascismo y el comunismo son resaltantes por lo espantosos y por la casi identidad que comparten.

Cuanto encono no hemos visto de los totalitarios (fascista/comunistas) contra el centro derecha y el centro izquierda? Es porque son sus verdaderos enemigos.

Cuantas veces no han constatado los centristas de izquierda y de derecha que tienen mucho mas en comun y que pueden vivir mejor con los moderados del "otro lado" que con los extremistas de "su lado"? Un ejemplo tipico, Chile desde 1990.

3:57 PM  
Blogger Julio said...

Bueno disculpenme ahora si debo hablar muy largo y tendido, primero sobre el post, que debo reconocer que esta excelente salvo porque cuando hablas de de la definición de derechas e izquierdas dentro de la asamblea legislativa francesa solo mencionas a los onstitucionalistas monárquicos o conservadores, a los constitucionalistas (jacobinos) y a los exaltados democráticos de Marat. Pues bien la verdadera composición de la asamblea era: en la derecha los conservadores (monárquicos) y los girondinos (burguesia liberal) y en la izquierda los jacobinos (constitucionalistas) y los exaltados democraticos (el equivalente a los defensores de las "democracias populares de nuestros días) además existia un grupo denominado centro que eran los pragmáticos (bien deberiamops llamarlos oportunistas).

Bueno, para continuar creo que primero deberá presentarme completamente, mi nombre es Julio César Pieraldi y soy Delegado Nacional y Miembro Fundador del Movimiento Demócrata Liberal, miembro de Resistencia Civil y Fundador de la Conferencia Liberal Venezolana, títulos estos que a la hora de la verdad solo son cargos rimbombantes de poca relevancia pero que representan mi dedicación al tema del liberalismo.

Como dice Patricia, es cierto que existe una derecha conservadora, pero esto nada tiene que ver con la imposición de élites, las denominadas ultraderechas tienen su raíz ideológica en el socialismo utópico y sus metodologias tienden a ser totalitarias por lo mismo, el calificativo de derechas es solo un nombre propagandistico que se les ha dado para transferir sus culpas a la izquierda. La verdadera derecha no maneja jamàs, en niguna de sus variaciones, conceptos relacionados a la colectivización (Para un ejemplo de tirania de derecha tenemos a Pinochet, quien era un conservador, más no un fascista).
La raíz cristiana del liberalismo, no se encuentra en el protesntantismo, incluso antes de la aparición de Calvino los monjes franciscanos italianos de la edad media habian desarrollado todo un conjunto de estudios económicos tendientes a estimular la libertad de mercado y a defender la propiedad privada (no recuerdo bien los nombres de los documentos y autores pues apenas estoy empezando a investigar al respecto), esto sin contar a quien se podria considerar como la raíz de la Escuela Eonómica de Salamnca y posteriormente la Austríaca que es Santo Tomás de Aquino.

Otra cosa, el liberalismo puro o liberalismo clásico está conformado desde sus orígenes por dos ramas, el liberalismo filosófico y el liberalismo económico, sucede que a mediados del siglo XIX nuestra ideologia se ve infiltrada por algunos seres "iluminados" (alumbrados diria yo) quienes mezclan el liberalismo con el socialismo, obteniendo un derivado al que denominaron liberal socialismo y que es la doctrina de tendencia izquierdosa e los verdes de Alemania o de los demócratas Americanos. En el caso Americano los verdaderos liberales o liberales clásicos puros no son los republicanos, quienes son conservadores, sino los miembros del partido libertario quienes son liberales filosóficos y económicos. Muchos personajes del liberalismo clásico moderno estuvieron ligados a la derecha conservadora y por eso la vinculación de esta con el liberalismo económico; esta unión se debio en gran parte con las necesidades de financiamiento, y aún cuando personajes como Ludwig Von Mises fueron a nivel personal conservadores, siempre fueron defensores del derecho individual de decidir que hacer con su vida de cada quien, aspecto este que los diferencia de los conservadores y los acredita como liberales filosóficos (aplicaban la de Voltaire: "No estoy de acuerdo con lo que dices, pero daria mi vida por que conserves el derecho de decirlo")

Otra cosa, en Venezuela si han existido varios partidos liberales, como lo fueron los amarillos hasta mediados del siglo XIX, epoca en la cual personajes como Antonio Leocadio Guzmán, Guzmán Blanco, El Mocho Hernandez etc, introdujeron las ideas liberal socialistas acabando con el trabajo liberal clásico de personajes como Tomás Lander.

Por último y solo contigo Oliver, respeto tu decisión de unirte a Primero Justicia, pero debo informarte que te unistes a un arroz con mango ideológico que se aproxima con mucha fuerza al socialcristianismo. Creo además que tus comentarios acerca de las organizaciones que mencionas y a las cuales pertenezco son bastante injustos puesto que no te recuerdo en ninguna de nuestras reuniones así que no se de donde sacas que nuestro trabajo esta mal direccionado, esas conclusiones a las que tu llegastes las alcanzamos nosotros hace ya mucho tiempo, pero para su ejecución necesitamos que la gente que comulga con nuestras ideas se nos una y trabaje con nosotros, en vez de tomar el camino facil de militar en partidos con estructuras ya formadas que en nada los representan a ellos y si en mucho a ideologias que les on adversas. Te agradezco por favor que no hables sin saber y en cambio te invito a sentarte con nosotros la proxima vez que estes en nuestro país para que sepas que hacemos los liberales.

Patricia, te recomiendo Socialismo de Ludwig Von Mises quizas el te convensa de porque la derecha no es fascista y no se parece a la izquierda

Saludos

7:03 AM  

Post a Comment

<< Home